Galería

.


NUESTRA HISTORIA


El convento de Mínimos de Nuestra Señora de la Victoria, se fundó el 7 de abril de 1593.

El edificio es más que probable de Brizuela, quien también trabajó con Pedro de Mora en la Sala de Reyes del Alcázar, y tuvo casa en la Plaza de San Esteban. La noticia más antigua de él es de enero de 1588, era, en su época, el único arquitecto establecido en Segovia, y son abundantes apartir de 1599 sus colaboraciones con Obispado y Ayuntamiento.

Mediado el siglo XIX, la desamortización de Mendizábal provocó la venta de bienes nacionales, la reducción de las parroquias y el cierre de conventos. Sucesos desastrosos que favorecieron la rapiña de propiedades y que desde luego produjeron la ruina de muchas obras de arte. Desamortizado el Convento, en 1840, Felipe Pardo, canónigo de la Catedral, solicitó le fuera cedido para hacer un teatro que se explotaría en favor de la Casa de Niños Expósitos, de la que era director. Hecha la solicitud por el Ayuntamiento al Gobierno, el convento fue cedido al año siguiente y las obras de adaptación concluyeron en 1844. Costaron las obras 184.386 reales.

La capilla mayor de la iglesia fue convertidad en escenario, las capillas laterales en palcos y plateas y la nave en patio de butacas, dedicándose algunas de las antiguas celdas a camerinos de los artistas. Según la descripción que hizo Madoz del Teatro: Es bonito y de agradable perspectiva, consta de 34 asientos de patio, 140 lunetas, 12 sillones, 4 palcos bajos, 11 principales con el de la presidencia, una galería y cazuela en el piso 2º, que en todo podrían colocarse 400 personas. Sobre el palco de la

presidencia están las armas de la ciudad, y sobre el proscenio un reloj de  transparente. El Teatro Principal de Segovia, también llamado de la Victoria, abrió sus puertas en 1844, con la actuación de una compañía dramática que puso en escena la comedia en 5 actos Bandera Negra.

Magnífica novedad fueron en febrero de 1897, las exhibiciones de kinematografo, fotografías animadas, que según Mariano Grau, se repetirían en los dos años siguientes.

El evento coincidió con la adquisición del Teatro por el empresario Señor Miñon. La inauguración del Teatro Juan Bravo en 1917, provocó el final de las actividades teatrales.

Con el cierre del Teatro se inició la decadencia del edificio y su paso por utilizaciones diversas. en la segunda mitad del siglo XX, acogió el popular Garaje España, taller mecánico y la representación oficial de citroen en Segovia. Cumplida esta etapa sobrevino el abandono y la ruina. En los años 70 ya había caído una bóveda y la cubierta había entrado en sus últimas deformaciones.

En el año 2000 se afrontó la recuperación del edificio, destinando este a restaurante y galería de arte.